Skip to content

Yuliana Esparza Salazar -M

diciembre 21, 2023
Estimado lector, si llegaste hasta aquí es porque leiste bien y seguiste los pasos de manera correcta. Muchos no saben hacerlo y por eso piensan y comentan que nosotros publicamos cosas falsas. Por eso te pido por favor, cuando termines de leer la noticia y ver los videos o fotos, regresa a facebook, nos dejas un "Me Gusta" (Like) 👍 y escribe un comentario diciendo: "Gracias, pude ver la noticia completa", con eso contribuyes a que sigamos haciendo nuestro trabajo y que no nos cierren la página. Gracias.

Una madre llamada Cristina busca justicia por la muerte de su hija de dos años, Juliana Esparza Salazar.

Esta mujer señaló que su hija murió luego de que le administraran el medicamento equivocado en la Sala 71 de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del IMSS en Torreón, Coahuila, México.

Los padres dijeron que su hija tuvo que estar hospitalizada por mucho tiempo luego de que le diagnosticaran leucemia, pero dijeron que aún le quedaba mucho tiempo de vida.

La madre de esta familia dijo que tuvo que regresar a su casa el 1 de octubre para cuidar a sus otros hijos y su esposo la aseguró en el IMSS.

El padre de Yuli (Juan Carlos) dijo que ese día entró una enfermera a la habitación, pero no estaba por ningún lado y no le dijo qué le administraría a la niña. Esta situación alarmó a Yuli, quien le preguntó qué medicamentos estaba tomando.

La mujer le dijo que le daría fluconazol, un medicamento que se usa para combatir infecciones por hongos en varias partes del cuerpo.

Luego de unos minutos, el menor comenzó a tener problemas para respirar, por lo que el hombre fue al médico y le contó lo que estaba pasando.

Y mientras estaba el médico, mi hija empezó a estirar todo el cuerpo, se le abrieron los ojos y dejó de respirar por completo. El médico se dio cuenta de esto y le dijo a Juan Carlos:

"Mi marido se puso nervioso y sacó su cámara para grabar toda la convulsión. Duró más de 20 minutos, así que lo llevé a la clínica de mi casa. Tuve tiempo suficiente para ir al 71″. Llegó todo el equipo médico, pero no pudieron controlarla. Sin embargo, su salud se deterioró después de que le diagnosticaran una neumonía temprana.

Le dieron medicamentos para solucionar el problema, pero no hubo respuesta ya que el sistema inmunológico de la niña estaba debilitado.

"Pero yo seguía preguntando una y otra vez, ¿qué le pasó a mi hija? El martes, me dice la jefa de Terapia Intensiva que hay un Comité de Farmacovigilancia que está haciendo una investigación, 'lo que le pasó a Yuliana es un evento inusual, no solo lo estamos haciendo por su hija, lo estamos haciendo por todos los niños porque no queremos que vuelva a presentarse una situación así, creemos que no fue el fluconazol y al parecer a su hija en vez de ponerle eso, le administraron lidocaína'. Se equivocaron", dijo entre lágrimas Cristina.

El fin de semana la niña empeoró; tenía sus dos pulmones comprometidos y en shock séptico.

El domingo 8 de octubre la menor perdió la vida y el médico que la atendía le informó a la familia que se había hecho lo humanamente posible.

"Me dice, 'señora yo la veo muy mal, saqué mucha, mucha pus, tardé más de dos horas en estarla drenando y está en muy malas condiciones, el shock séptico ya avanzó demasiado'. Nos dijo que ya no nos moviéramos porque ya era cuestión de horas y nos preguntó si ya estaba bautizada. Le dije que si podía llevarle un sacerdote y me dijo que sí".

Cristina cuenta que en el Seguro Social, le dijeron que la enfermera que le administró erróneamente el medicamento a su bebé, regularmente no laboraba en ese piso, que ese día estaba de guardia y que supuestamente había llegado "de malas".

"Ella muy fría, todavía el domingo que Yuli perdió la vida, ella pasó y le hablamos. Mi esposo le dijo 'Yuli se está MÜRI€ND0′ y se quedaba callada. Nosotros le decíamos 'si no querías venir a trabajar ese día no hubieras venido, mi hija está mal por ti. Eres una maldita, eres una maldita, ¿por qué le hacías eso a mi hija?".

" Me fui al pasillo a sentarme y me alcanzó mi esposo y dice que ella dijo que sí era una maldita y que se merecía todo lo que le estaba diciendo".