Skip to content

Le arrancaron el brazo

marzo 23, 2022

Una abuela de 73 años perdió la vida durante un horrible robo de auto en Nueva Orleans, Estados Unidos cuando su brazo fue brutalmente arrancado, junto con la ropa, después de que el cinturón de seguridad se atascó, mientras los asaltantes salieron huyendo.

Se trata de la señora identificada como Linda Frickey, quien fue secuestrada por cuatro menores de edad alrededor de la 1:30 p. m. del lunes cuando salía de un negocio en el vecindario Mid-City de Nueva Orleans, informó WWL-TV .

De acuerdo a los medios, la señora fue arrastrada durante casi una cuadra entera en North Scott Street.

“Su brazo fue separado de su cuerpo”, dijo el superintendente de policía Shaun Ferguson.

Un testigo le dijo a WWL-TV que la víctima estaba tratando de poner algo en su automóvil cuando una persona “saltó y la echó y quedó atrapada en el hueco de la rueda.

“¡Escuché gritos como, 'Estás a punto de M0RIR' gritando!” dijo el testigo.

Todd Eckernc, un vecino cercano, dijo que vio el automóvil a toda velocidad que arrastraba a la mujer por el cinturón de seguridad.

"La señora estaba atrapada en él, y lo peor de todo es que la puerta ya estaba cerrada con el cinturón de seguridad y Salí de mi vehículo gritando: '¡Por favor, detente!' Otros vecinos también gritaban”, dijo a Fox 8.

Otro morador que estaba en el lugar describió la espantosa escena de la siguiente manera.

“Ella estaba gritando desesperadamente, que por favor la dejaran ir y luego la velocidad fue reducida y abrieron la puerta para echarla”, dijo Leanne Mascar a Fox 8 .

“Tan pronto como la vi, grité. Simplemente salí corriendo hacia ella. Pensé que si de algún modo pudiera hacer algo por ella, no sé qué podría hacer, pero pensé que si talvez pudiera ayudarla, sacarla de ahí, cuando miré hacia abajo, su cuerpo ya estaba allí, y su brazo estaba … Simplemente no es algo que esperas ver”, dijo.

“Estaba acostada sin ropa, y pensé que la indignidad que acababa de sufrir ya era demasiado grande para que continuara”, agregó Mascar.

Mark Mascar, su esposo dijo que solo para sentarse al lado de una mujer que es madre o abuela y verla desvanecerse, fue muy difícil. "Como dijo mi esposa, estábamos rezando por ella", dijo.

“Cada momento que oía una sirena, le estaba diciendo que aguantara porque , esperaba y rezaba el servicio de ambulancia llegara al lugar para ayudarla. Seguí diciéndole que fuera fuerte, respirando, sus ojos se movían. Nunca había visto algo tan fuerte y horrible frente a mis ojos”, agregó Mark.

La policía recuperó el carro sustraído a unas 13 cuadras de distancia, pero los cuatro asaltantes escaparon y aún las autoridades siguen en su búsqueda.

El superintendente de policía dijo que alguien sabía todo esto antes de que ocurriera y ahora que pasó, sabes que alguien también sabe lo que esta pasando”.

“En seis meses, hemos pasado de algunas cosas muy positivas en Mid-City a… miedo. Los ciudadanos con los que hablo, todos están comprando 4RMAS”,
Dijo Tim Levy de Greater Mid-City Business Association a WWL-TV.