Skip to content

Condenado

diciembre 15, 2022

La Federación Internacional de Asociaciones de Futbolistas Profesionales expresó su repudio y reclamo que elimine la sentencia contra el jugador de 26 años iraní Amir Nasr-Azadani quien ha sido condenado a la pena capital.

El jugador fue sentenciado tras apoyar las protestas en favor de los derechos de las mujeres en su país, según reportó la Federación Internacional de Asociaciones de Futbolistas Profesionales (FIFPRO), que ha pedido a las autoridades iraníes que quiten esa modalidad.

“FIFPRO está conmocionada y asqueada por las informaciones de que el futbolista profesional Amir Nasr-Azadani se enfrenta a la ejecución en Irán después de hacer campaña por los derechos de las mujeres y las libertades básicas en su país”.

El sindicato dijo en un comunicado, “Nos solidarizamos con Amir y pedimos la eliminación inmediata de su castigo”.

El régimen iraní acusa a el ex jugador del Rah-Ahan, el Tractor y el Gol-e Rayhan, de 26 años, de un delito llamado ‘moharebeh’, es decir, ‘enemistad con Dios’.

Según informó IranWire; este conlleva la ejecución en la horca, una pena que ya sufrieron el joven Mohsen Shekari y el luchador Majid Reza Rahnavard, AH0RC₳D0 en público en la Mashad por lo mismo que Amir Nasr-Azadani.

El medio también informa si decían que su familiar estaba detenido, algo que finalmente ha trascendido, serían “amenazados repetidamente por las fuerzas de seguridad de la República Islámica”.

Ante las ejecuciones y las amenazas de ejecución, solo uno de los internacionales iraníes ha reaccionado, y es el portero Alireza Beiranvand, que pidió en Instagram que las penas se quitaran.

La última ejecución se ha producido en circunstancias “particularmente crueles”. De manera que la condena internacional por las dos ejecuciones no se hizo esperar, dijo el secretario general de la ONU Antonio Guterres.

Estados Unidos estimó que la aplicación de penas de MÜ€RT€ demuestra que el régimen de la República Islámica teme a su pueblo.

“Estas sentencias duras, y ahora la primera ejecución pública (por las manifestaciones) están destinadas a intimidar al pueblo de Irán”.

“están destinadas a suprimir la disidencia y sencillamente demuestran lo mucho que los dirigentes iraníes tienen miedo de su propio pueblo”, declaró a la prensa el portavoz del departamento de Estado, Ned Price.

Es de notar que Estados Unidos, varios países de la Unión Europea (UE) y el Reino Unido condenaron la ejecución de Shekari la semana pasada.

A su vez Teherán se adelantó a estas medidas europeas imponiendo y puso fuerte sanciones contra altos responsables británicos y alemanes.

“Estas ejecuciones públicas son un intento descarado de intimidar a la gente”, dijo la ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock.

Completamente conmocionada tras ser informada de esta nueva ejecución, es como se encuentran La oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU.

Antes del anuncio de la segunda ejecución, “ejecutar a jóvenes sin defensa y a oprimidos sólo les traerá más ira y más odio”, dijo el director iraní Asghar Farhadi pidió en Instagram a las autoridades acabar de una vez por todas con esto.