Skip to content

Claudia Elizabeth Benítez

mayo 19, 2022

Una taxista identificada como Claudia Benítez que había desaparecido estaba siendo buscada por todas partes. Toda la comunidad misionera terminó abruptamente la búsqueda en el día de ayer en horas de la tarde cuando encontraron su cuerpo sin vida, semi sumergido, a unos siete metros de profundidad en un pozo de agua, en una casa abandonada de la localidad de Posadas, Misiones, Argentina.

Por el hecho hay un sospechoso: su novio.

Este miércoles a primeras horas del día, cerca de 120 policías empezaron a buscar minuciosamente toda la zona y cerca del mediodía dieron con el cuerpo de la fémina.

Una fuente cercana a la causa a los medios locales reveló que estaba atada de manos y con una bolsa que le cubría la cabeza.

El novio es un individuo de 39 años que labora en una farmacia, y en sus tiempos libres trabaja como taxista, fue buscado luego del hallazgo del cuerpo de su mujer y quedó a disposición de las autoridades.

“Se trata de una demora preventiva y seguirá así hasta tener más novedades del hecho”, informó un investigador, quien añadió que Claudia ese día había salido a bien temprano en la mañana, para hacer un servicio y que para el martes al mediodía no había vuelto.

Miguel Mattos, quien es el juez de Instrucción 7, quedo encargado de la causa, e informo que llevaran el cuerpo sin vida de la joven a la morgue judicial, y tomaría todas las medidas para descubrir e intentar identificar los movimientos de la víctima antes de ser ASES1N4DA.

La ahora fallecida tenía 35 años de edad y dos hijos, de 8 y 11 años. Según los familiares a la mujer, había nacido en la ciudad de Oberá pero desde hacía dos décadas, al menos, vivía en Posadas.

La misionera era pionera en la localidad de misioneros de la zona, dando el servicio de pasajeros “entre nosotras”, destinado a mujeres que querían viajar seguras de los peligros con los que a diario se pueden encontrar.

Pero ese taxi fue encontrado totalmente incinerado y desencadenó una búsqueda contra el reloj de la mujer, que finalmente fue encontrada sin vida en las últimas horas.

“Estoy en el aire, no sé qué pasó. Lo que sí que ella me iba a visitar y cuando iba me decía ‘hermana, estoy pasando un momento difícil’. No sé por qué ella me decía que se sentía sola. Hay muchas cosas que me hacen pensar”, dijo a El Territorio Rosa, una de las hermanas de la señalada misionera.

Entre lágrimas completó lo siguiente: “Ella estuvo en el casamiento de mi hija hace poquito. ‘Hermana, yo te quiero contar algo’, me dijo, pero yo tenía mucha gente en casa, después quedamos en hablar y no hablamos”.