Skip to content

Cinco miembros de una banda.

diciembre 8, 2023
Estimado lector, si llegaste hasta aquí es porque leiste bien y seguiste los pasos de manera correcta. Muchos no saben hacerlo y por eso piensan y comentan que nosotros publicamos cosas falsas. Por eso te pido por favor, cuando termines de leer la noticia y ver los videos o fotos, regresa a facebook, nos dejas un "Me Gusta" (Like) 👍 y escribe un comentario diciendo: "Gracias, pude ver la noticia completa", con eso contribuyes a que sigamos haciendo nuestro trabajo y que no nos cierren la página. Gracias.

Al menos en dos hechos aislados, cinco ciudadanos resultaron sin vida en horas de la noche del lunes 4 de noviembre en la población de Cagua del municipio Sucre del estado Aragua de Venezuela.

Se dijo que, en el primer suceso, ajusticiaron a un individuo y en el segundo a cuatro personas.

El móvil de ambos casos estaría relacionado con una presunta venganza entre bandas delincuenciales, vinculadas con el cobro de vacunas, extorsión, secuestro, robo y hurto de vehículos, homicidios, asaltos a las unidades de transporte público y entre otros hechos.

De acuerdo a la información que se tiene del suceso, los integrantes de una banda hamponil, conocida como el remoquete de “El Michell”, se trasladaron a un sector de la jurisdicción y dieron de baja a un sujeto que pertenecía aparentemente a una organización delictiva.

Ese acto irregular habría ocurrido aproximadamente a las 9:00 de la noche del lunes, y una vez que ejecutaron el crimen, los presuntos atacantes huyeron de la zona y se internaron en la parroquia Bella Vista del municipio Sucre.

Poco después se reunieron los integrantes del grupo delincuencial que sufrió una baja y se trasladó a Bella Vista en señal de venganza. Ellos prometieron vengar la pérdida de su camarada con sangre.

Tras dar varias vueltas en la comunidad, los “vengadores” visualizaron a sus enemigos, entre ellos dos adolescentes, que minutos antes habían ultimado a su amigo.

Establecieron entre ellos una conversación, según la información conocida en el sitio.

Transcurridos unos minutos, los implicados en el primer hecho de sangre, se los llevaron a la parte alta de la parroquia bajo engaño.

Allí, a pie de una escalera, son invitados a subir al cerro, donde planificarían un “negocio” que favorecería a las partes en pugnas.

En ese momento se produjo un apagón en toda la zona, y las personas subieron al cerro por una escalera de unos 500 metros aproximadamente. Se acercaron a un sitio que es conocido como “Los Manguitos”.

Una vez en la pequeña comunidad, ambos grupos establecieron una amena conversación e incluso compartieron alguna bebida. Se presume que haya sido café.

Minutos más tarde, los responsables de dar fallecimiento a la persona en un sitio en Cagua, fueron sometidos sorpresivamente bajo amenazas.

Luego amarrados con mecatillo las manos hacia la espalda e inmediatamente procedieron a torturarlos y finalmente le cayeron a tiros con armamento automático.

Según los vecinos, el tiroteo ocurrió a eso de las 10:30 de la noche del lunes, cuando ya Corpoelec había reestablecido el servicio.

Los cuerpos quedaron esparcidos en el escenario. Los dueños de esas viviendas fueron desplazados por gente, se sospecha, son los fugados del Centro Penitenciario de Aragua, en la población de Tocorón.

La novedad fue reportada en la madrugada a los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, adscritos a la Delegación Municipal Cagua, Policía Municipal de Sucre, Policía de Aragua y Policía Nacional Bolivariana.

A primera hora de la mañana, las comisiones mixtas se trasladaron a la barriada en mención y luego subieron el cerro, iniciando las averiguaciones del caso. Entre las personas fallecidas hay dos menores.

Se dijo que uno de los adolescentes en Los Manguitos respondía al nombre de Yeferson Carpio de 17 años de edad y del otro se desconoce su identidad.

Mientras que uno de los adultos, era conocido con el alías de “El Caraota”. Según la visualización de la escena, los cuerpos presentaban múltiples disparos a nivel del cráneo.

Los cadáveres fueron trasladados al Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses con sede en Caña de Azúcar para la autopsia de ley.

Vale precisar que la delincuencia está resurgiendo de nuevo en esos municipios, donde se tenía tiempo que no se reportaban muertes múltiples a manos de la delincuencia.

ENLACE A LAS FOTOS FUERTES