Skip to content

Camila y Elisangela Ribeiro

enero 8, 2024
Estimado lector, si llegaste hasta aquí es porque leiste bien y seguiste los pasos de manera correcta. Muchos no saben hacerlo y por eso piensan y comentan que nosotros publicamos cosas falsas. Por eso te pido por favor, cuando termines de leer la noticia y ver los videos o fotos, regresa a facebook, nos dejas un "Me Gusta" (Like) 👍 y escribe un comentario diciendo: "Gracias, pude ver la noticia completa", con eso contribuyes a que sigamos haciendo nuestro trabajo y que no nos cierren la página. Gracias.

En una mañana sombría del sábado, la ciudad de Ipatinga, en el Valle del Acero de Brasil, se estremeció al descubrir los cuerpos sin vida de dos hermanas, Camila Keila Ribeiro da Cruz, de 34 años, y Elisangela Ribeiro da Cruz, de 50 años, quienes fueron heridas con armas de fuego.

Los residentes del barrio Chácaras Madalena hicieron el desgarrador hallazgo en una calle sin pavimentar, donde encontraron a las hermanas con las manos y pies atados, además de estar amordazadas con cintas adhesivas.

La pericia forense confirmó que las víctimas fueron alcanzadas por múltiples disparos de arma de fuego. En el lugar también se encontraron diez casquillos de calibre 9 mm y una mira láser.

Según las investigaciones, Camila salió de su hogar la noche del viernes (5) para visitar a su hermana, quien se encontraba enferma. Ambas viajaban en un automóvil alquilado, el cual fue descubierto abandonado en el barrio Esperança.

El vehículo presentaba manchas de sangre y se halló un rollo de cinta adhesiva similar a la utilizada para amordazar a las víctimas. En el maletero, se encontró un tubo de pasta blanca y más rastros de sangre.

Cerca del automóvil, en una pendiente, la pericia halló una camisa blanca, una roja, una gorra femenina, un zapato y otra camisa gris.

El esposo de Camila informó a la policía que su esposa salió de casa con sus pertenencias personales, incluyendo celular, dinero y documentos. A pesar de sus intentos de comunicarse con ella, no obtuvo respuesta.

El padrino de Camila, quien es médico, afirmó haber alquilado el automóvil a las víctimas el 29 de diciembre. Aseguró que la última vez que habló con ellas fue alrededor de las 22:00 horas del viernes.

Una hermana de las víctimas entregó a la policía un teléfono celular dañado que pertenecía a Camila. Las autoridades están investigando la motivación detrás de este crimen atroz.

Hasta el momento, no se ha detenido a ningún sospechoso, dejando a la comunidad conmocionada y a la espera de respuestas sobre este lamentable suceso en Ipatinga.

ENLACE AL VIDEO FUERTE