Skip to content

Adriana Aguirre -A

diciembre 1, 2023
Estimado lector, si llegaste hasta aquí es porque leiste bien y seguiste los pasos de manera correcta. Muchos no saben hacerlo y por eso piensan y comentan que nosotros publicamos cosas falsas. Por eso te pido por favor, cuando termines de leer la noticia y ver los videos o fotos, regresa a facebook, nos dejas un "Me Gusta" (Like) 👍 y escribe un comentario diciendo: "Gracias, pude ver la noticia completa", con eso contribuyes a que sigamos haciendo nuestro trabajo y que no nos cierren la página. Gracias.

Adriana Aguirre, de 36 años, compartió un inquietante mensaje en su perfil de Facebook antes de perder la vida en el atentado en la ciudad argentina de Pontevedra.

Los usuarios de las redes sociales notaron una impactante publicación en el perfil de Facebook de la mujer. A finales de 2020, el director Aguirre dijo: "Nací libre. No para ser ASES❙N₳DA".

Esta noticia conmocionó a quienes la vieron tras conocer su trágico destino.

José Luis Roca, de 48 años, repetía un ritual sagrado todas las mañanas antes de ir a trabajar. Besó a Adriana Paola Aguirre, madre de sus cuatro hijos.

Luis cerró la puerta, regresó a su casa en la cuadra 400 de Carcano Street y se despidió de su esposa, quien estaba preparando el desayuno para sus hijos antes de que se reanudaran las clases presenciales en todo el estado.

Cuando intentó salir, se sorprendió al tener que luchar contra un ladrón armado.

"¡No le pegues!", le gritó Adriana a su agresor. Se levantó de su silla y corrió a su habitación, pero no pudo llegar porque la bala le atravesó el brazo y le impactó en el pecho. Moriría minutos después en un hospital local.

"Luis no iba a trabajar sin besarlo todas las mañanas. Ese fue el último beso. Estaban muy enamorados", dice a Clarín, amigo de la víctima.

Hugo Ariel Corvalán, de 36 años, fue detenido como sospechoso del crimen en la zona de Vila Spada, a poco más de 3 kilómetros del lugar del crimen. Estaba prófugo con una orden de arresto pendiente por "robo urbano agravado y robo en grupo" el 30 de septiembre.

Creen que él es el pistolero y están buscando al menos a tres cómplices que robaron el F-100 y el dinero.

La víctima era una madre de 16 años. "El Polaco" hoy cumple 19 años y dice: "Más que una madre, un ejemplo de vida, una mujer con todas las cualidades. Mamá, no hay palabras para describirte".

Dejaste un agujero enorme en mi corazón. "Como siempre, esperamos que nos cuides. Te amamos, te amamos y nunca nos cansaremos de decirte que te amamos", publicó en Facebook sus palabras de despedida. historia de amor Adriana y Luis se conocieron hace unos 17 años a través de un hermano que, como él, vendía pescado en la calle.

Poco después quedó embarazada. Luciana llegó hoy día 16. Debajo están Thiago (12), Ian (9) y Alma (7). Los cuatro miembros de la familia y el hijo mayor, Bruno, vivieron juntos, dejando atrás a su madre.

Se sienten tan mal que ya no quieren ir a la escuela. Los dos decidieron casarse en octubre de 2017. Adriana lo publicó en la red.

Le escribía mensajes de amor al "negro" al que siempre llamó Lewis. "Mi suegra es una gran panadera y hace el chocolate más bonito del mundo, mi marido", decía en uno de estos posts.

Ella era la menor de nueve hermanos. La familia pudo despedirse recién este sábado en el Cementerio de Santa Mónica, en Libertad.

"Adriana vivía para sus hijos. Todo el tiempo corría por ellos. Habían tenido una pequeña verdulería en su casa, pero cuando aumentaron los precios tuvo que cerrar. Luis quedó con su trabajo. Vende bolsas de papa y de cebolla, cajones de fruta, huevos, con su altavoz en la camioneta y recorriendo las calles del barrio. Es un laburante", dijo una allegada.

La mujer añadió: “Era muy divertida y muy sana. Le gustaba el cuarteto que se llamaba Cumbia.

Limpiaba y bailaba con la escoba y los chicos. Era una niña alegre”. Estaban planeando una visita a Tecnópolis con todos los chicos en septiembre.

La mañana del robo, Lewis intentó proteger a su familia haciendo todo lo posible para evitar que le ladrón entrara a su casa.

"Me pateó la puerta, estuve a punto de sacarle el revólver, pero lo dejé porque tenía miedo que entraran otros. Me pegó patadas en el piso, le di la plata (unos 30 mil pesos) y cuando Adriana se levantó de la silla, la mató", contó el hombre.

Devastado, añadió: "No sé cómo voy a seguir, cuando esté tranquilo voy ver lo que hago, pero no será otra cosa que trabajar y criar a mis hijos".

La causa, a cargo del fiscal Claudio Ferrario (UFI N° 3 de Morón), fue caratulada "homicidio criminis causae cometido mediante el uso de arma de fuego, robo agravado por el uso de arma de fuego civil, robo agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de fuego de uso civil, todos en concurso real entre sí".