Skip to content

Aalijah y Annie Isom

diciembre 28, 2023
Estimado lector, si llegaste hasta aquí es porque leiste bien y seguiste los pasos de manera correcta. Muchos no saben hacerlo y por eso piensan y comentan que nosotros publicamos cosas falsas. Por eso te pido por favor, cuando termines de leer la noticia y ver los videos o fotos, regresa a facebook, nos dejas un "Me Gusta" (Like) 👍 y escribe un comentario diciendo: "Gracias, pude ver la noticia completa", con eso contribuyes a que sigamos haciendo nuestro trabajo y que no nos cierren la página. Gracias.

Una familia del sur de California, Estados Unidos, pasó ayer su primera Navidad sin dos niñas que perdieron la vida en un incendio provocado por un árbol de Navidad.

Los bomberos de Barstow fueron llamados al lugar poco antes de las 19:00 horas del 14 de diciembre luego de recibir múltiples informes de un incendio en una casa con niños atrapados dentro, dijo el departamento en una publicación en las redes sociales.

Charmon y Akeem Isom le dijeron a FOX 11 Los Ángeles, que hicieron todo lo posible para intentar salvar a su familia antes de que llegaran los bomberos, pero Aalijah Isom, de 2 años, y Annie Isom, de 7, quedaron atrapadas.

Los bomberos tuvieron que saltar a través de dos ventanas de dormitorios separados para localizar a las niñas.

Fueron entregadas a agentes de policía que las llevaron rápidamente a ambulancias, dijo el Distrito de Protección contra Incendios de Barstow, y fueron trasladadas de urgencia a un hospital local.

La familia dice que primero perdieron a Aalijah. Annie fue trasladada en avión a un centro de quemados donde le pusieron soporte vital, pero perdió la vida después de una dura batalla de una semana, cuando sus padres decidieron dejarla ir.

Los órganos de la niña de 7 años fueron donados tras su deceso, informa Fox News.

El sábado pasado se llevó a cabo una vigilia para las niñas.

La familia ahora está recaudando dinero para pagar los funerales de las niñas y ayudar al resto de la familia a encontrar un nuevo hogar. Se cree que los detectores de humo no funcionaron en la casa que perdieron.