Skip to content

A su hijo de tres años.

febrero 15, 2022

La mañana de este lunes ocurrió un hecho lamentable, en donde un hombre de 32 años le quitó la vida a su hijo de tan solo tres años y luego se se quitó la vida colgándose, en un suceso que ocurrió en el Barrio Néstor Kirchner, en Tucumán, Argentina.

Al final de este artículo tenemos dos videos desde el lugar de los hechos.

Según los informes, el motivo de lo sucedido sería una disputa familiar por tener al pequeño, ya que hacía tan solo unas semanas que los padres se habían separado.

La descripción de las fuentes policiales y de los bomberos que participaron de la escena del crimen son desgarradoras: según detallaron, encontraron el cuerpo sin vida del nene tirado en el piso, carbonizado, en un cuarto en construcción dentro de la vivienda.

El cuerpo de su padre, a pocos metros, colgado con una soga del techo. Además, indicaron que la parte eléctrica del cuarto estaba intacta y el incendio ya estaba apagado cuando llegaron los bomberos.

No obstante, fue una hermana del propio Lazarte, que vivía al lado de su casa, quien encontró los cuerpos alrededor del mediodía. "Los forenses determinaron que tenían 24 horas de fallecidos en el lugar. Realmente la escena fue desoladora", precisó el fiscal Alejandro Valeros.

"Le quitó la vida a mi nieto para vengarse de mi hija", fueron las primeras declaraciones de la abuela de Máximo, en una entrevista publicada por La Gaceta, y agregó que el asesino "estaba obsesionado con la tenencia" del menor.

Desde las redes sociales, personas cercanas a Maximiliano se lamentaron no haber podido ayudar antes de que se produzca el desafortunado hecho.

"¿Porqué no me di cuenta lo que sucedía? No puedo respirar de la angustia tan grande y ese nudo que nos ahoga. No tengo palabras", escribió una allegada. "Tal vez nunca llegue a entenderlo…pero espero que descansen en paz vos y ese ángel hermoso de máximo", fue el lamento de otro amigo en Facebook.

Además,la abuela sostuvo que Lazarte "era una persona violenta" y "maltrataba" a su hija Matilda. "La obligaba a que ella le diera la mitad de su sueldo y la tarjeta Alimentar. La vivía".

Además, recordó que el 26 de enero, cuando la pareja se separó definitivamente, fue a buscar a su hija a la casa que ellos compartían y que el hombre la tenía encerrada en un cuarto, sin haberla dejado ir al trabajo.